Banco Industrial de Cataluña, Sociedad Anónima 1965 - 1999

From WWW.MARCHEVAL.COM - ENCICLOPEDIA GLOBAL
Jump to: navigation, search

 Queridos lectores de www.marcheval.com: Sí la información ha sido útil para ti. Por favor, ayúdanos  para seguir manteniendo este proyecto y que siga siendo gratuita la información. Gracias por vuestra comprensión y colaboración.




Hoy puedes colaborar visitando y si lo desea comprando en:


Atención al Cliente de Montecapiel: (+34) 618590007








Montecapiel Esta Dentro del Top Ten de Empresas Más Prestigiosas del Calzado Bespoke del Mundo.

Montecapiel es una empresa de Calzado Artesanal de Alta Calidad que Realiza el Calzado que el Cliente Deseé. Montecapiel no atiende en tiendas físicas debido a su su limitada producción, para así elaborar un producto con los más estrictos controles de calidad.


Sí usted desea que le elaboren un calzado con una determinadas características solo tiene que llamar al teléfono de Montecapiel: (+34) 618590007. Una vez aceptado el presupuesto. El pago sera mediante pago anticipado de transferencia bancaria o ingreso en cuenta. En los modelos a la carta solo admiten este modo de pago.




PUBLICIDAD










Descripción / Description

PUBLICIDAD


___

Banco Industrial de Cataluña, Sociedad Anónima 1965 - 1999 (Código de Entidades del Banco de España = 0129) (Conocido como: BIC), fue un banco español, creado en 1965, con un capital social de 750.000.000 pesetas y desaparecido en 1999.


Hitos Históricos / Historical Moments

PUBLICIDAD

___

  • 12 de Mayo de 1976, Jorge Luis Marsal, empresario catalán, acaba de ser nombrado Presidente del Consejo de Administración de Renquetipo. La sociedad integrada en el grupo de empresas del Banco Industrial de Cataluña, S. A., fue creada en 1968 y está calificada como pionera en su especialidad de leasing de maquinaria y naves industriales.
  • 1 de Septiembre de 1976, Al finalizar el Primer Semestre el Banco Industrial de Cataluña, S. A., ha obtenido un volumen de depósitos y bonos de caja de 38.760 millones de pesetas, cifra que representa un aumento de 2.460 millones de pesetas en dicho período. Por lo que respecta a los fondos propios, éstos alcanzaban un total de 5.430 millones de pesetas, con un incremento de 508,5 millones de pesetas, siendo el capital de 2.825 millones de pesetas, mientras que el resto corresponde a reservas. Banco Industrial de Cataluña, S. A., durante el Primer Semestre, ha participado en la creación de la empresa Siderar, complejo siderúrgico del Campo de Gibraltar.
  • 3 de Noviembre de 1976, Banco Industrial de Cataluña, S. A., del grupo Banca Catalana, ha abierto este miércoles la suscripción de un millón de bonos de caja emitidos a la par, libres de gastos para el suscriptor, con un valor de mil pesetas nominales y un interés del 9%, pagadero en cupones semestrales. Los bonos serán convertibles en acciones, en cuatro conversiones parciales, de un 10% cada una, al final de los años primero, segundo, tercero y cuarto.Banco Industrial de Cataluña, S. A., pone en circulación otra emisión de bonos simples, a cuatro años, con un interés del 9% en el primero, 10% en el segundo, 11,5 % en el tercero y 13 % en el cuarto.
  • 27 de Junio de 1978, Empieza la ampliación del Banco Industrial de Cataluña, S. A., en la proporción de una acción nueva por cada diez antiguas a la par. Deja el derecho de suscripción y 1,20 puntos.
  • 18 de Mayo de 1979, Raimon Carrasco, ha sido designado Presidente del Consejo de Administración de Banca Catalana, cargo que desempeñaba Jaume Carner Sunyol, quien ahora será Presidente de la Junta de Accionistas. Este desdoblamiento de cargos, hasta ahora recaían en la misma persona, se produce como consecuancia de una modificación estatutaria. Al finalizar 1978, los fondos propios del banco alcanzaban los 5.779,3 millones de pesetas, y los depósitos ajenos ascendían a 68.931,7 millones de pesetas. Los beneficios del banco fueron de 525,6 millones de pesetas. El Grupo Completo de Banca Catalana, incluyendo la propia Banca Catalana, y Banco Industrial de Cataluña, S. A., Banco de Barcelona, Banco Mercantil de Manresa, y Banco de Gerona, alcanza, entre depósitos y bonos, un total de 146.773 millones de pesetas; si a ellos se une el Banco Industrial del Mediterráneo, recientemente incorporado a la esfera de la Banca Catalana, el grupo se sitúa alrededor de los 200.000 millones de pesetas en recursos ajenos.
  • 31 de Enero de 1980, Banca Catalana, ampliará su participación en el Banco Industrial de Cataluña, desde el 13% que en la actualidad mantiene hasta el 50%. Para ello utilizará la autorizacion de la última Junta General Extraordinaria para ampliar su capiltal social en 1.046 millones de pesetas. Esta operación la realizará entre los días 1 de Febrero de 1981 y 1 de Marzo de 1981, próximos, mediante la oferta a sus actuales accionistas de 9 acciones nuevas por cada 2 que ya posean al 180%, esto es, con un desembolso de 1.800 pesetas por cada acción suscrita de mil pesetas nominales. A continuación, concretamente a partir del 5 de Marzo de 1981, Banca Catalana, realizará un ofrecimiento de intercambio de dos de sus acciones de mil pesetas nominales por tres de igual valor nominal del Banco Industrial de Cataluña. Una vez concluido este período, Banca Catalana, procederá a realizar una Oferta Pública de Compra de acciones del Banco Industrial de Cataluña, S. A., hasta conseguir el 50% del capital, de este último. Al parecer, en esta, última fase se pretenden aplicar unos criterios de proporcionalidad en relación a la oferta que se genere. En este sentido, fuentes autorizadas han apuntado que se estima que por cada diez acciones Banco Industrial de Cataluña, S. A., ofertadas se procederá a la compra de tres o cuatro, pero quedando siempre pendiente de la respuesta que hayan dado los accionistas del Banco Industrial de Cataluña, S. A., a la operación previa de canje de sus acciones por las de Banca Catalana. Por el momento ha sido suspendida la cotización de las acciones del Banco Industrial de Cataluña, S. A., en las bolsas de comercio, si bien fuentes autorizadas de Banca Catalana, han señalado la temporalidad de la medida y su deseo de que en un mes se reanude la normal negociación de este valor. La última cotización del Banco Industrial de Cataluña, S. A., fue del 135%, mientras que el precio que tienen las acciones de Banca Catalana, es del 300%, si bien no cuentan con cotización oficial. Banca Catalana, controla, además del 13% del Banco Industrial de Cataluña, S. A., que tiene en su cartera de valores, otras partidas de cierta importancia a través de sociedades de cartera del grupo. Los accionistas de Banca Catalana, sobre todo el Grupo Director de la entidad, integrado en su consejo, son también partícipes del Banco Industrial de Cataluña, S. A., por lo que la operación de canje presenta pocas dificultades inicialmente.
  • 5 de Febrero de 1980, La Banca Catalana, ha decidido adquirir el Banco Industrial de Cataluña, S. A., según decisión de la junta general extraordinaria de accionistas de la primera entidad. La operación de compra se realizará por medio del intercambio de dos acciones de Banca Catalana, por tres del Banco Industrial de Cataluña, S. A.. Para financiar dicha adquisición, la Banca Catalana, ha decidido ampliar su capital en 1.064 millones de pesetas, según acuerdo también de la junta extraordinaria, celebrada el pasado martes. Los depósitos de Banca Catalana, crecieron un 22,5% el pasado año, con lo que se sitúan en 84.480 millones de pesetas. Estos depósitos totalizan 96.047 millones de pesetas, al día 28 de enero, una vez absorbido el Banco Mercantil de Manresa. En cuanto a los beneficios del banco, estos totalizaron 1.150 millones de pesetas antes de dotaciones y amortizaciones. El director general de la institución de crédito, es Esteban Renom.
  • 13 de Junio de 1980, El Presidente del Consejo de Administración de Banca Catalana, del grupo de Jordi Pujol, actual Presidente de la Generalidad manifestó a este diario que pretende lograr en un plazo de dos o tres años la conversión del Banco Industrial del Mediterráneo, en un banco comercial, cuyo ámbito de actuación sería básicamente el País Valenciano y las islas Baleares, así como otras zonas del Mediterráneo, fuera de Cataluña. Asimismo, ayer fueron dadas a conocer las memorias y el balance de Banca Catalana, y del Banco Industrial de Cataluña, S. A.. De este último se celebró ayer, en Barcelona, la junta general ordinaria. La de Banca Catalana, se celebrará hoy. Según aparece en su memoria, la actividad industrial del Banco Industrial de Cataluña, S. A., ha tenido una reducción de la inversión, que comprende participación accionaria y crédito, y un retroceso de los recursos procedentes de bono de caja, en un 4,3 %.El Banco Industrial de Cataluña, S. A., repartirá un dividendo de cincuenta pesetas por acción, en base a unos beneficios de 212 millones. El capital queda fijado en 4.200 millones de pesetas y las reservas en 3.292 millones. En cuanto a Banca Catalana, según indica su memoria, también facilitada ayer, su volumen de crédito ha aumentado el 22,5 %, porcentaje que se sitúa por encima del crecimiento del conjunto de la banca comercial, que es 19,2%. Sus recursos propios han experimentado una variación del 22%, fundamentalmente debido al incremento de las reservas. El número de accionistas ha pasado de 11.527 a 13.213. El dividendo a repartir asciende a 339 millones. El Banco Industrial del Mediterráneo, (BIM) nunca ha sido un problema para Banca Catalana. Los grandes salvadores del BIM, han sido el Banco de España y Banca Catalana, manifestó en conferencia de prensa Raimon Carrasco, presidente de Banca Catalana. Las manifestaciones efectuadas ayer -en particular el deseo de transformar en comercial y exterior a Cataluña al BIM, aclaran los aspectos, hasta ahora oscuros, de la operación de compra. Los deseos del presidente de Banca Catalana, son de un gran alcance, y significado, ya que uno de los factores que históricamente han explicado la crisis y el retroceso de la banca en Cataluña desde los años veinte ha sido su escasa participación e incidencia fuera de Cataluña. El presidente del Banco Industrial de Cataluña, S. A., Andrés Ribera Rovira, en su discurso ante la junta general de ayer, criticó al sector público y la intervención estatal, pese a los obvios beneficios para el grupo de Banca Catalana, que se derivan de la intervención oficial en el BIM, cuarto banco que entrará en el Fondo de Garantía de Depósitos. Se mostró partidario de la «inversión privada racionalizada.
  • 22 de Noviembre de 1982, El grupo Banca Catalana, participa en siete sociedades que facturan en torno a los 10.000 millones de pesetas anuales o cantidades superiores: Explasa, Torras Herrería, Corberó, Roca Radiadores, Aiscondel, Montefibre, y Nurel. Otras grandes empresas con instalaciones en Cataluña tienen el poder decisorio final en la sede del Instituto Nacional de Industria, (INI), de la madrileña plaza de Salamanca (Seat, La Maquinista y Enher) o en los edificios centrales de grandes multinacionales (Motor Ibérica, Bayer Hispania, Basf, Hoechst, Nestlé, La Seda de Barcelona e Hispano Olivetti). Queda un último grupo de grandes firmas (FECSA, Cooperativa Agropecuaria de Guissona, Codorniu, Cervezas San Miguel, Catalana de Gas, Hidroeléctrica de Cataluña, Focsa, Cros, Térmicas del Besós, Asland, Camp, Compañía de Industrias Agrícolas, Catalana-Occidente y Nutrexpa), en su mayoría autóctonas, si bien el control de algunas está mediatizado por importantes participaciones de la gran banca española. Si el saneamiento y reordenación de los bancos industriales del grupo Catalana, Banco Industrial de Cataluña, S. A., (BIC); y Banco Industrial del Mediterráneo, (BIM); desemboca en la desaparición o en la transferencia geográfica del control de la mayoría de sus empresas participadas, el resultado final de la ilusión de los fundadores del grupo de reconstruir una estructura económica industrial propia, habrá sido un fiasco, aparte de su ruina personal, sellada ya en la reciente reducción de capital, casi a cero, aprobada por la reciente junta de accionistas de Banca Catalana. El proceso de provincianización económica de Cataluña avanzará rápidamente. Se trata de un proceso ya iniciado y que tiene su dato fundamental en la pérdida de un punto anual en la aportación catalana al Producto Interior Bruto español, que ha descendido del 25% a menos del 20% en pocos años, fenómeno debido a que la crisis económica general ha incidido con más fuerza en las economías fuertemente industrializadas, en beneficio relativo de las regiones intermedias, como han demostrado los últimos informes del Banco de Bilbao, sobre la renta provincial. Sin embargo, los actuales responsables del grupo bancario han quitado hierro al asunto afirmado que "las participaciones industriales no son el principal problema" del grupo bancario. En palabras de Juan Antonio Ruiz de Alda, secretario general del Fondo de Garantía de Depósitos y presidente del consejo de Banca Catalana, "de las pérdidas totales, las industriales no representan más de la cuarta parte". Su idea, hasta el momento, es "estudiar caso por caso y salvar todo lo que pueda ser salvado", mediante absorciones, fusiones o ventas de activos, aunque todavía no ha trazado un diseño definitivo para el grupo industrial. Un esquema de solución que se baraja en medios financieros barceloneses, sobre todo para el BIC se concreta en la reducción de las inversiones inmobiliarias a su mínima expresión, la centralización de la red en dos oficinas únicas (Barcelona y Madrid), lo que abarataría sus costos de transformación, y la definición de su función como un banco de crédito a medio plazo para la mediana y gran industria, financiado por bonos de caja, pagarés de empresa y letras avaladas. Con el saneamiento, debería reducirse a dimensiones más modestas, y en su capital podrían estar representadas tanto instituciones privadas (desde cajas de ahorro hasta empresas concretas, compañías de seguros y otras entidades) como públicas (ayuntamientos, Diputación y Generalitat). Lo cierto es que los mayores desequilibrios del grupo proceden de la política de expansión bancaria, de las operaciones cruzadas entre las entidades del grupo y de las participaciones inmobiliarias, en mucha mayor medida que de las industriales. ¿Cuál es el origen de unas y otras?. En cuanto a las inversiones inmobiliarias -ver detalle en recuadro adjunto-, éstas se realizaron en buena parte durante la década expansiva de los años sesenta y primeros setenta. En una época de boom de la construcción, se realizaron rápidas plusvalías, que sirvieron para hacer frente a las crecientes necesidades de recursos, exigidos por una estrategia de crecimiento rápido del grupo, muy superior al de la media de la banca española. A partir de 1974-75, en que diversos movimientos populares incidieron efectivamente en la paralización de ciertas urbanizaciones superintensivas y en que empezó a declinar el sector de la construcción, la actividad especulativa que antes había servido de palanca de expansión y válvula de seguridad, se convirtió en un pesado lastre de cargas financieras. De tan graves o peores consecuencias financieras fue la entrada del BIC en el mundo de la promoción directa. de polígonos industriales, una de las actuaciones que más se alejaban de la estricta operativa bancaria. Obedecía a la idea sustentada por el fundador del grupo y su dirigente efectivo máximo por aquella época, Jordi Pujol, de que la banca debía asumir funciones que los poderes públicos no sabían o no querían realizar: se intentaba ejercer una labor sustitutoria o premonitoria de la que en el futuro debería desarrollar la institución política autonómica. Esta labor se saldó en este campo con fuertes reveses, mientras que en otros aspectos, por ejemplo los de fomento de la cultura catalana, el grupo se ganó la simpatía de las fuerzas de oposición y el recelo de los sectores políticos y económicos dominantes. En cuanto a las participaciones industriales, el fenómeno de crisis ha sido más común al de otros bancos industriales. El BIC, fue constituido por 1.700 accionistas, en su mayoría industriales, el 25 de junio de 1965, al amparo de la legislación sobre banca industrial. En breve el grupo Banca Catalana ostentaría el 15% del capital y su control, que en 1980 se tradujo en el 60% de las acciones. Su aspiración, como reflejaban los eslóganes de la época, era la de convertirse en El gran industrial de Catalunya, lo que fue consiguiendo merced a la compra de participaciones de diversas empresas, generalmente cifradas en torno a un 20% de sus capitales. Pronto adquirió protagonismo en buen número de sectores productivos: siderurgia, química y plásticos, infraestructura, alimentación... Pronto también las voces críticas señalarían, con deje caricaturesco, pero no exento de alguna base, su ambición de convertirse en una suerte de INI, privado catalán. La verdad de su trayectoria es que el BIC fue más prudente en la expansión industrial a partir de la crisis. En 1975 había adquirido ya la mayor parte de participaciones con las que ahora cuenta. La última adquisición importante, un paquete del 6% en Roca Radiadores, que fue una buena compra, la cerró hace seis años. Pero fuese por una mala gestión o enfoque inicial de las empresas o por las repercusiones de la ola recesiva, o por ambas causas, el caso es que a partir de la segunda mitad de la década de los setenta muchas industrias participadas empezaron a caer en barrena. Algunas hubieron de ser liquidadas, después de haber creado al grupo cuantiosas pérdidas, como fue el caso de la cervecera Cervasa, de la constructora Cidesa, la que construyó el polígono de Bellvitge, también participada por el BIM, de la firma de venta por correspondencia Mail, y de los Astilleros Jofré, de Mataró. En otros casos, el banco apostó por el futuro, casi siempre acompañado por otras entidades financieras, al considerar que se trataba de sectores estratégicos y de empresas con expectativas de viabilidad a plazo medio. Eso fue lo sucedido en la química del sector plásticos Aiscondel, o en la firma de electrónica Telesincro, industrias donde acudió a sendas ampliaciones de capital. Muchas otras empresas se han sometido a procesos de reconversión -en ocasiones con ayuda oficial, como La Farga Casanova, Torras Herrería o el grupo Corberó-, acbmpafíados de reducciones de plantillas. A más de una le es imposible generar fondos para devolver siquiera los intereses de los créditos concedidos por el banco. La calidad de estos activos industriales del BIC no es uniforme. Unas empresas tienen beneficios. Otras registran pérdidas. Las más han sufrido o están aplicando procesos de saneamiento, con la expectativa, en clave optimista, de generar cash flow positivo o ligeros beneficios a medio plazo. Seguramente es significativa al respecto la marcha de las seis grandes del BIC (Nurel está en la órbita del BIM). Dos de ellas, Montefibre Hispania y Roca Radiadores, arrojan resultados positivos, mientras las otras cuatro están en situación intermedia. Montefibre Hispania, es la tercera empresa del ranking textil español. Con 650 trabajadores, produjo el año pasado 65.000 toneladas de fibra acrílica en su factoría de Miranda de Ebro, facturando un total de 9.813 millones de pesetas. Acogida al plan de reconversión textil, su situación es positiva. El BIC, participa con un 17% del capital desde hace muchos años, siendo el resto propiedad de la firma italiana Montefibre. En mejor situación aún está la Compañía Roca Radiadores, con fábricas de aparatos de saneamiento, aire acondicionado y calefacción, en Barcelona, Sevilla y Madrid, que facturaron en 1981 por valor de 19.899 millones de pesetas, generando un beneficio neto declarado de 294 millones. Ostenta la mayoría la familia Roca. El BIC, y el Banco Atlántico, poseen pequeñas participaciones en su capital. La participación del BIC, en el grupo Corberó, asciende al 20%. Las tres empresas del grupo, Corberó, Domar-New Pol, y Nueva Bru, fabrican electrodomésticos de la línea blanca, neveras, lavadoras, lavavajillas, cocinas y calentadores, con una facturación anual de 17.000 millones de pesetas. Acogidas al plan de reconversión del sector, que: se está aplicando a fondo, sus directivos esperan para 1983 obtener unos primeros resultados positivos. En la empresa de plásticos Aiscondel, que ingresa anualmente 1.2.000 millones, la participación del BIC, ascendía en 1980 al 15%, porcentaje idéntico al que tenía Banesto. La Caja de Ahorros de Zaragoza, ostentaba el 3%, y la norteamericana Monsanto, el 67%. En Noviembre de 1980 suspendió pagos, con unas deudas de 12.443 millones de pesetas. Poco después, el socio mayoritario extranjero se retiraba, quedando en manos de cada uno de los dos bancos, perjudicados por la suspensión, un 48%, y un 4% en poder de la caja. En 1981 se llegó al convenio de acreedores, estando ya liquidadas las deudas de los pequeños proveedores, mediante quitas. Desde hace dos años, la empresa se está reestructurando, ha reducido la plantilla de forma no traumática y prevé para 1983 un cash-flow positivo, pese a la depresión del mercado en toda Europa, que depende de la demanda de la automoción y la construcción, sectores ambos en baja. El BIC, participa también, con un 15% del capital, en Torras Herrería y Construcciones, con la que mantiene una amplia operativa bancaria. Se trata de la empresa madre del grupo siderúrgico constituido por Tycsa, Rivière, Altos Hornos de Cataluña, Camedsa, y Suministros Roviralta, cuya producción conjunta, en acerías de productividad internacional, supera anualmente los 30.000 millones de pesetas. Tycsa y Rivière, ofrecen resultados positivos y Torras, simplemente, un cash flow favorable, a causa de las amortizaciones de un proceso inversor de 7.500 millones en los últimos años. La modernización de instalaciones y la reciente reconciliación de los socios, así como las ayudas de 3.000 millones aprobadas por la ejecutiva del plan de reconversión de los aceros comunes, son los puntos fuertes del grupo, mientras que su punto débil estriba en el gran descenso del mercado siderúrgico mundial. Finalmente, la otra gran empresa vinculada al BIC, de la que ostenta el 18%- es Explotaciones Agrícolas y Ganaderas Ausona, (Explasa), que a su vez participa en Industrias Cárnicas Cordobesas, en la firma donostiarra Frigoríficos Jaizkibel, y en Productora Tocinera, de Balenyà. La sociedad matriz factura 12.600 millones anuales, producto de su explotación de granjas de cría y selección de ganado porcino, y de un importante matadero industrial. Esta empresa, que venía generando importantes beneficios durante largo tiempo, ha tenido pérdidas en los dos últimos años, que espera recuperar en 1983, año para el que ha previsto una ampliación de capital y la reorientación de algunas de sus actividades. Las restantes participaciones industriales del BIC, figuran en cuadro adjunto. Su tónica es similar a la de las seis grandes, repartiéndose entre las que generan beneficios, las que mantienen un equilibrio relativo y las que ocasionan pérdidas.
  • 23 de Noviembre de 1982, Las empresas industriales del Banco Industrial de Cataluña, S. A., (BIC), que generan beneficios figuran las siguientes, aparte de las ya mencionadas Montefibre, y Roca Radiadores: Cefrusa. El BIC, ostenta un 20%, en sociedad con la familia Raventós. Es una central frigorífica para verduras situada en L'Hospitalet del Llobregat. Reparte dividendo. Las empresas que dan beneficios: 1.- Compañía Naviera Marasia. Tiene el 80%. Dispone de tres barcos y de unos importantes almacenes en Alcalá de Henares. Reparte dividendo. 2.- Tauste Ganadera. Ostenta cerca del 20%, estando el resto repartido entre la Caja de Ahorros de la Inmaculada y ganaderos de la comarca aragonesa de Las Cinco Villas. Dedicada a la cría, selección y mejora de razas. Reparte dividendo. 3.- Tybor. Tiene el 10%, y sus socios son Indubán y las familias Jover y Bloch. Fabrica género de punto para urdido. Unica en su especialidad, es la más importante de Europa. Reparte dividendo. 4.- Micron. Pequeña fábrica de maquinaria para la automoción sita en Montgat (Barcelonés). 5.- Talleres Casais. Participa en un 9%, estando el resto en manos de la multinacional Robert Bosch (algo más del 30%) y de la familia Casals. Fabrica, entre otros productos, el conocido taladrín Casals. Obtiene beneficios. 6.- Fundiciones Miquel Ros. Fundición de hierro. Gana dinero y realiza importantes amortizaciones. 7.- Grupo Ferrer. Tiene el 15%. El paquete de control es de Carlos Ferrer Salat. Es un grupo de empresas farmacéuticas, con filial en la RFA. Posee el más importante laboratorio de investigación del sector. Especializado en fármacos no masivos de importante valor añadido, por lo que afronta con tranquilidad la futura reforma socialista de la Seguridad Social, cliente importante pero no único, como en otras empresas del sector. Obtiene beneficios. 8.- Maisa. Participación pequeña. Mayoría en manos de una multinacional alemana. Fabrica cableados para la industria del automóvil, en Valls. 9.- Mavilor. El BIC tiene el 20%, siendo el otro socio un importante grupo suizo. Fabrica motores de baja inercia para robots y otros usos. Prevé el montaje de una fábrica en Japón. Genera beneficios. 10.- Tecplant-lngest. Tiene el 15% de las acciones. El resto es de Technip, francesa, líder europea de ingeniería. Ha diseñado la refinería de Iquitos. Pedidos en Túnez. Obtiene beneficios. 11.- Compañía General de Comercio. Filial al ciento por ciento. Compañía de aduanas que genera beneficios y una importante operativa bancaria. 12.- Chasyr. Compañía de seguros. El BIC tiene el 20%. Obtiene beneficios. 13.- Emte. Instalaciones eléctricas. El 40% es del BIC. Beneficios. Del grupo de empresas que no genera beneficios, unas producen pérdidas y las otras están en situación relativamente equilibrada: 1.- Apracosa. Tiene el 15%. Es una central frigorífica de fruta en Lérida. Saldrá seguramente de la órbita del banco. 2.- Telesincro. Tiene en torno al 25%. El resto es de Secoinsa (INI). En julio se hallaba en situación de quiebra técnica. Se hizo una operación acordeón y ,fue salvada. Banca Catalana le había concedido un crédito de seiscientos millones, que renegoció en condiciones favorables para la firma. 3.- Seresco. Participación del 30% (antes, del 70%). Empresa informática en equilibrio, que posiblemente cambie su estructura de propiedad. 4.- Padrós. Constructora que arrastra pérdidas. Se ha reducido plantilla y tiene una buena cartera de pedidos. 5.- Sirma Ibérica. El BIC tiene el 45%, siendo la mayoría de la Sirma italiana, filial de Fiat. Fabrica refractarios. 6.- Aicar. BIC y Banesto tienen cada uno en torno al 25%. Pequeña fábrica de plásticos. Se prevé algún tipo de fusión con otras firmas. 7.- Brilen. Fabrica fibra poliester. Se prevé su fusión con Nurel. 8.- La Farga Casanova. Comparte la mayoría con la Caja de Ahorros de Gerona y con el INI. Empresa de la forja pesada, con grandes instalaciones que ha debido reducir, dada la crisis de la automoción, sector del que es proveedor. Ha ampliado capital en seiscientos millones. La ejecutiva del plan de reconversión del sector aprobó hace dos semanas unas ayudas cifradas en más de mil millones. El plan prevé la creación de un grupo con Forjas de Galicia. 9.- Profiltex. Tiene el 60%. Fabrica fibra de polipropileno. Se defiende. 10.- Flamagás. Es socio con la familia Puig (fabricante de colomas). Esta firma fue muy boyante hasta que el sector de los encendedores cayó. Se ha diversificado en otros productos de papelería de buenas perspectivas. 11.- Ondunova. Tiene el 12%, siendo los otros socios las familias Socias y Oliva y el grupo alemán Klingele, segundo del ranking. Fabrica cartón ondulado. Cuenta de resultados equilibrada y balance sano. 12.- Pignone Española. Tiene la mitad del capital. El otro 50% es de la Pignone italiana, filial del ENI, que lleva la gestión. Fabricó telares, y actualmente aparatos de refrigeración y válvulas para la petroquímica. Ahora está produciendo válvulas para el gasoducto soviético. Ha reducido dimensiones, pues creció al compás de la creación de refinerías. 13.- Europrix. Cadena de tiendas de alimentación en Cataluña y Andalucía, que arroja pérdidas, entre otras razones porque se hicieron compras de almacenes a crédito. Tras intensos saneamientos, está cerca del umbral de explotación. 14.- Tabasa. Túneles y Autopistas de Barcelona es la famosa concesionaria de los túneles del Tibidabo. En diciembre próximo pasará a titularidad pública. El riesgo del BIC en esta compañía es algo superior a los cuatrocientos millones, que recuperará cuando se firme el acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona, la Diputación y la Corporación Metroplitana.

Cargos / Positions

PUBLICIDAD

___

Fecha Inicio - Initinial Date Fecha Final - Final Date Nombre - Name Título - Title


Categorías / Categories

PUBLICIDAD


___

Queridos lectores de www.marcheval.com: Sí la información ha sido útil para ti. Por favor, ayúdanos para seguir manteniendo este proyecto y que siga siendo gratuita la información. Gracias por vuestra comprensión y colaboración.

____